jueves, 16 de febrero de 2017

Tutorial 67. Círculo con el velo

¡Hola a todos!

Hoy en el Rincón de la Danza Oriental os traemos un nuevo tutorial de velo.
En este vídeo os enseñamos un paso que esperamos que os resulte interesante: el círculo.






¡Practicad mucho y no olvidéis comentar y compartir el vídeo!

lunes, 6 de febrero de 2017

Tutorial 66. Cómo coger el velo.

¡Bienvenidas de nuevo al Rincón de la Danza Oriental!

Siguiendo con nuestros tutoriales centrados en el velo, hoy traemos un breve vídeo en el que os enseñamos cómo coger el velo correctamente.
Esperamos que os guste.
Comentad y compartid :)









miércoles, 1 de febrero de 2017

Tutorial 65. Velos (Tipos)

¡Bienvenidas de nuevo al Rincón de la Danza Oriental!

Hoy, aprovechando que la semana pasada hemos hablado un poco sobre el velo y su historia, os traemos nuestro tutorial número 65 en el que enseñamos los distintos tipos de velos, especificando sus diferencias.
Esperamos que os sea de utilidad.
No olvidéis compartir y comentar :)





El Rincón de la Danza Oriental

lunes, 23 de enero de 2017

La magia del velo

¡Bienvenidas de nuevo al Rincón de la Danza Oriental!

Danza of Salome, Armand Point,1898.
Después de mucho tiempo, volvemos con el blog para acercaros un poquito más a este milenario baile que tanto nos apasiona. En primer lugar, nos gustaría deciros que os sintáis libres para aportar comentarios a nuestras publicaciones y a sugerir temas sobre los que os gustaría leer. 

Inauguramos la vuelta del blog con un tema sobre el que seguramente os hayáis preguntado alguna vez si bailáis Danza Oriental (y si no, también): el velo. Se trata de un elemento
que aporta mucho a nuestra danza y que, aunque no lo parezca, es muy variado, y debemos conocer dichas variaciones para saber elegir el que mejor pueda adaptarse a los efectos que buscamos para nuestras coreografías. 
Así que...poneros cómodas porque empezamos :)

Antes de nada, es interesante hacer un recorrido por la historia del elemento y su empleo en la danza:
                                                                                                                 
Se hace esencial, en primer lugar, distinguir entre la historia antigua, y la contemporánea, de la danza del velo. Por contemporáneo nos referimos a la historia de los últimos cien años. Ambas son importantes, pero parecen estar desconectadas. No hay ninguna mención del uso del velo en la danza después de los períodos griego y romano en el norte de África, pero sí aparece a partir del siglo XIX.

Es complicado el investigar sobre este tópico porque la imagen de mujeres moviéndose con un velo son imágenes populares. Este tópico ha sido adquirido, explorado y explotado por artistas y oportunistas desde los tiempos antiguos hasta el presente. Bailar con velos ha invocado en ocasiones, imágenes de genuina modestia como también imágenes eróticas que acentúan la desnudez. Se ha dicho que las divinidades antiguas ascendían, descendían y a veces, hasta volaban. Este movimiento se ha introducido en el arte con velos vaporosos pero incluso algunas deidades también bailaban. Es difícil discernir si son simples movimientos o bien son danzas que aparecen representadas en esas artísticas imágenes. Asimismo, la historia de las danzas con velo proviene de versiones distorsionadas, mal interpretaciones por parte de los bailarines e inexactitudes románticas por parte de los historiadores.

Hay muchos orígenes en la introducción del uso del velo en la danza oriental contemporánea. Después de los periodos griego y romano, parece no haber documentación de danzas con velo en el Medio Oriente o el Norte de África tanto en literatura como en arte. A finales del siglo XIX y a principios del XX hubo numerosos fotógrafos que retrataron a mujeres bailando con lo que parecen pañoletas y fulares. Muchas de estas fotografías eran posados que tenían más de imaginación del fotógrafo que de documentos históricos. Había un gran apetito por parte de los compradores ingleses y europeos de estas fotografías provocativas y a veces, con semidesnudez. Había dinero para hacerlas y para comprarlas. Las fotografías describían la raza oriental como fantasía sexual: de cómo las mujeres prohibidas de los harenes acostumbraban a parecer. Estas mujeres eran claramente explotadas. Seguramente fueran mujeres pobres, prostitutas, bailarinas y/o esclavas. Las mujeres de familias respetables no permitían ser fotografiadas. Así pues las personas representadas en las fotografías no son representativas del pueblo en cuestión.

Es difícil y a veces imposible discernir cuáles eran mujeres posando, mujeres bailando, o mujeres que posan con posturas de danza. Los fotógrafos explotaban las románticas y eróticas imágenes de mujeres con velos que descubrían sus encantos al espectador. Estas ropas eran pesadas, opacas, y estas mujeres no estaban bailando con esas piezas.

Después de estudiar las fotos cuidadosamente, separando los posados de los no posados, siguen habiendo aún muchas fotografías que muestran mujeres bailando. Había una forma de danzar con velo durante este período en el Norte de África. No era el tipo de danza con velo que se vería mucho más tarde en los teatros de danza Oriental, y su uso no era como el que ahora podemos ver en el baile.

La danza del Velo tal como la conocemos ahora surge en 1940. Una bailarina rusa y su profesor de ballet, fueron contratados por el rey Faruk de Egipto para dar clases a sus hijas. Su nombre era Ivanova, y en los años 40 enseñó a Samia Gamal (quien introdujo la danza con velo en Egipto) cómo llevar el velo para la entrada del baile y a manejarlo con los brazos. Ivanova adoptó posiblemente esta práctica de las danzas caucasianas de Azerbaiján. Enseñó a otras famosas bailarinas Orientales como las gemelas Jamal. Samia Gamal hizo popular la danza del velo en los teatros egipcios y en EEUU para la película "Ali Babá y los Cuarenta Ladrones" que fue exportada a otros países. Y así es como las bailarinas de danza Oriental introdujeron el trabajo con velo en su repertorio. 

    Samia Gamal y la danza con velo
La gente del Norte de África y del Medio Oriente no entienden la danza del velo de hoy. No son capaces de trascender la primera impresión que tienen al verla: es un striptease. Esa es la razón de que sus bailarinas Orientales bailen muy brevemente con sus velos y los abandonen rápidamente. Si prolongaran el uso con el velo el público árabe se sentiría desagradado e incómodo.
Para ver los trabajos más interesantes de la danza con velo tendremos que mirar en los EEUU, Inglaterra o Europa. Occidente añade innovaciones al repertorio de la danza Oriental con múltiples velos, con sables y velos, fuego y velos, y bailando con capas.

El velo tiene un lugar privilegiado en la reciente evolución de la danza oriental. Pero definimos el baile de velo contemporáneo como la técnica de manipular y crear figuras con el velo. Por ello, todo baile realizado con velo recibe el nombre de fantasía oriental.

También podremos observar que en todo catálogo de indumentaria para la danza oriental, el vestido viene siempre acompañado de un velo a juego.

Teniendo siempre en cuenta que todo lo realizado con velo es fantasía oriental, podemos encontrar las siguientes variantes:

Danza de los 7 velos: De todas las variaciones de Danza del vientre, la que más despierta la curiosidad de la gente es la Danza de los siete velos. Aunque no existe evidencia de su existencia, muchos bailarines crean las interpretaciones personales de ella, inspiradas quizás en el misterio que implica su origen. Una de las innumerables historias usadas para explicar su origen dice haber sido Salomé la primera en practicarlo, cuando bailó para el rey Herodes, marido de su madre, en el intercambio para la vida de Juan Bautista. A pesar de esta historia, no existe ninguna evidencia de cual fue el tipo de danza ejecutada por Salomé. Esta versión se convirtió en la creación de la pieza de Salomé, por Oscar Wilde, en 1907.

Otra versión para el origen de la Danza de los siete velos es la historia mitológica de Ishtar o de Astarte (Babilonia). Tamuz, pierde la vida, y es llevado al reino de Hades (submundo). Pero el amor de Ishtar por Tamuz era tanto que decidió también ir para el reino de Hades. Con pasión y determinación, ella cruzó los siete vestíbulos del submundo, y en cada uno de ellos dejaba una de sus pertenencias : un velo o una joya. En esta historia el velo representa lo oculto - las cosas que nosotros ocultamos de los otros y de nosotros mismos. Al dejar el velo, Ishtar revela sus verdades, y entonces consigue reunirse con su amor.

La danza de los velos es realizada con una cantidad de velos que cambia de acuerdo a su objetivo: 2 velos: Danza del cuerpo y del alma. 3 velos: Danza del templo.
4 velos: Danza del palacio. 5 velos: Danza del escorpión. 6 velos: Danza del viento.
9 velos: Los egipcios acreditaban que un hombre poseía nueve cuerpos (o 9 partes). Así, cada velo utilizado representaba una de ellas: 1: Cuerpo físico. 2 : Cuerpo astral.
3: Cuerpo espiritual (alma). 4: La propia sombra. 5: El corazón. 6: El espíritu inmortal. 7: La energía vital. 8: La conciencia espiritual. 9: La individualidad conferida por el hombre

Tipos de velos:

Ahora bien, una vez nos hemos adentrado un poco en la historia del elemento, conozcamos un poco más sobresus tipos:

  • Velo pequeño y decorado: 
Este velo es sobre todo decorativo. Suele tener el tamaño de tus brazos estirados y estar bordado con lentejuelas y abalorios e incluso ribeteado. Se suele emplear como marco de los movimientos y las bailarinas lo usan justo al principio de su representación. No permite hacer grandes movimientos, porque lo más probable es que se te enganche en el fajín, el sujetador o, mucho pero, en el pendiente. 
  • Velo rectangular:
 Este es el típico que utilizamos para bailar. Nos permite jugar no sólo con la parte ancha sino también con la estrecha y eso es genial, porque se logran efectos muy espectaculares.
  • Velo semicircular:
El efecto es continuado y bellísimo. Por la parte ancha tiene un lado recto y el otro semicircular. Es el tipo ideal cuando se baila con doble velo, pero también lo podéis emplear cuando bailáis con uno solo, porque da sensación de redondez.
  • Tejidos:
El velo puede ser de seda o de gasa. Cuanto más ligero (seda) mejor, porque pesa menos, pero económicamente peor, porque resulta más caro.

¿Cuál comprar? El tamaño y el peso son lo que más importa.
Todo depende del presupuesto que te fijes. Dentro de los modelos que decidas que están a tu alcance, tienes que optar por el que vuele más. Lánzalo hacia arriba cogido a lo ancho y observa cuál tarda más tiempo en caer. Cuanto más vuele, mejor. Cuando vayas a comprarlo haz lo siguiente. Cógelo a lo largo. Si estiras los brazos paralelos al suelo, te tienen que sobrar unos 15 centímetros por cada lado. De ancho, tiene que llegarte del cuello a las rodillas.

-

Y...esto es todo por ahora. Si os ha gustado la publicación, estad atentas a las próxima.
No olvidéis comentar y compartir.
Nos vemos muy pronto aquí en el Rincón.


El Rincón de la Danza Oriental

miércoles, 1 de octubre de 2014

El maestro


EL MAESTRO VERSUS EL ALUMNO

Llevo un tiempo pensando en escribir esta nota. Muchos son los motivos que me impulsan a hacerlo y todos ellos tienen que ver con percepciones que llevo recibiendo desde que me dedico a la apasionante tarea de enseñar danza oriental. Como mi experiencia como docente no sólo se resume a esta área, es muy probable que este texto sea extrapolable a otros ámbitos.

Decía el historiador estadounidense Henry Brooks Adams que los profesores afectan a la eternidad; nadie puede decir dónde termina su influencia. Por eso, el docente debe ser muy consciente de la importante tarea que se trae entre manos cuando comienza a diseminar sus conocimientos y tendría que tener, a mi juicio, muy claras algunas premisas.

En primer lugar, el maestro debe ser generoso. Siempre me han parecido deshonestos todos aquellos docentes que se han cruzado en mi camino sin intención auténtica de enseñar. Y han sido unos cuantos. No se trata de que no tengan los conocimientos adecuados, no significa que no sean brillantes. Sin embargo, un egoísmo insano hace que no quieran transmitir con fidelidad y claridad aquello que saben.

De los profesores avaros no se puede esperar tampoco correcciones. Un ego insano hace que prefieren dejar que su alumnado no descubra sus errores, porque de ese modo siempre brillarán sobre ellos. Probablemente, olvidan estos “profesores” que a la gente no se la puede engañar por mucho tiempo y que sus pupilos hablarán de ellos en un futuro.  El buen profesor, en cambio, será paciente hasta el asombro, realizando innumerables correcciones y buscando por un lado o por otro el modo de hacer comprender a sus alumnos el mensaje.

Considero también muy relevante que el maestro tenga un método. Llegar a una clase y encontrar que el profesor no tienen ni idea de lo que va a enseñar ese día, que no ha elaborado ni por asomo el temario del curso o que no sabe transmitir las cosas de las que habla, demuestra la falta de diligencia y pereza  en el desarrollo de sus funciones. Como decía Marco Tulio Cicerón: “Una cosa es saber y otra saber enseñar”. Un profesor no puede improvisar sus clases. Sí puede usar la improvisación para hacerlas más amenas y fomentar la creatividad de su alumnado. Pero no puede, bajo ningún concepto, basar en la improvisación su temario.

El profesor debe ser respetuoso con los que le enseñaron.  Me llama mucho la atención, permítanme la chanza, cómo algunos profesores nacen cual champiñones de debajo de los árboles. Poseen un conocimiento ancestral que hace que  sepan de todo, puesto que el Espíritu Santo debió alumbrarles un día con el don del conocimiento. Faltan a la verdad y no reconocen sus fuentes, pues la realidad es que hasta el alumno autodidacta ha tomado la inspiración de alguien. El gran maestro reconoce a los que le hicieron y es sabedor de la importancia de ser humilde y nunca dejar de aprender. Porque lo cierto es que, cuanto más sabemos, más cuenta nos damos de lo que carecemos.

Por último, probablemente el tema más pantanoso, llegado el momento, el profesor debe ser también capaz de desprenderse de sus alumnos y lograr que se independicen de él. Y esta es la parte más difícil, desde luego, pues después de todo el esfuerzo, de todo lo que han dado generosamente a sus pupilos, muchos maestros desarrollan un sentimiento de apego y propiedad insano. No contemplan que pueda existir otro maestro más que ellos, que sus alumnos puedan buscar otras vías alternativas y marchen momentáneamente o por siempre por otros rumbos. No aprecian aún estos maestros el orgullo que es la germinación de las semillas sembradas, parafraseando a Dimitri Mendeléyev. El maestro es el arco que lanza la flecha.

Si tu profesor enseña con generosidad, si te corrige pacientemente, si prepara sus clases, si es respetuoso con los que le enseñaron, si continúa aprendiendo, si te da libertad… Entonces tienes un Maestro.

Sahra Ardah

 

Copyright 2014. Sara Cañizal Sardón. Todos los derechos reservados.

sábado, 27 de agosto de 2011

Peso y dietas

Todos los cuerpos son bellos. Eso es lo primero que tenéis que tener en cuenta. En este mundo plagado de comerciales con mujeres delgadísimas, la danza oriental se descubre como una válvula de escape para la mujer, que puede presumir, sentirse femenina y sensual sin que importe su talla.
Aquí van algunos consejos.

sábado, 20 de agosto de 2011

Kadin. Próxima representación,

Me complace presentaros mi espectáculo Kadin, un viaje al fondo del alma. El estreno tuvo lugar en Madrid y en un par de meses lo tendremos en Salamanca. El 26 de noviembre de 2011 a las 20:00 en el Auditorio Calatrava.
Próximamente os dejaré por aquí más información sobre los puntos de venta, por si alguien quiere pasar a verlo.
Un fuerte abrazo a todos.